¿Con cuántos puntos de diferencia ganaron los gobernadores de Chiapas frente al segundo lugar?

|
image
FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM

En las ocho elecciones más recientes por la gubernatura de Chiapas, la diferencia promedio entre el ganador y el segundo lugar es de 39 puntos; sin embargo, los rangos han sido tan dispares como desde menos de un punto porcentual hasta casi quedarse con el 100% de los votos.

En este intervalo de tiempo entre 1976 y 2018 en las elecciones de Chiapas para designar a un gobernador se observa claramente cómo el PRI pasó de ser la fuerza dominante hasta quedar rezagado al tercer lugar en la elección de 2018.

De 1976 a 1988 se eligió a tres gobernadores, los tres del PRI (Jorge de la Vega Domínguez, Absalón Castellanos y Patrocinio González) y los tres asimismo ganando con porcentajes casi absolutos: 99.58%, 93.32% y 89.00%, respectivamente. Incluso en las dos primeras elecciones el PARM y el PAN quedaron en segundo sitio sin siquiera haber presentado un candidato. Aún así puntuaron con 0.22% el PARM en 1976, y con 2.60% el PAN en 1982.

Crédito: Polls.mx

La caída del PRI

Es notorio el bajón de votos del PRI a partir de 1994, cuando Eduardo Robledo derrotó a Amado Avendaño (PRD) por 14.44 puntos, por lo que no fue de extrañar que para las elecciones de 2000 el partido tricolor perdiera por primera ocasión la gubernatura de este estado. Aunque el margen de distancia no fue muy salto, tan sólo de 5.82 puntos.

De las ocho elecciones mostradas, la de 2006 resultó la más reñida. Juan Sabines, abanderado de la alianza PRD-PT-Convergencia, superó por apenas 0.54 puntos porcentuales (6,202 votos) a José Antonio Bodegas.

Seis años después, el PRI recuperó la gubernatura con Manuel Velasco Coello. Aunque Velasco pertenecía al PVEM, ganándole la contienda a María Elena Orantes (PRD-PT-Convergencia) por 4.12 puntos. La elección de 2018, ganada por Rutilio Escandón, de Morena, ha sido con la ventaja más amplia desde 1988 (16.23 puntos).

Crédito: Polls.mx

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación