¿Con qué porcentajes ganaron las elecciones los pasado jefes de Gobierno en la CDMX?

|
image
FOTO: CUARTOSCURO.COM

En 1997 se eligió al primer Jefe de Gobierno en la CDMX, antes conocida como Distrito Federal. El primero en el cargo fue Cuauhtémoc Cárdenas (PRD), quien ganó con 47.12% de los votos, obteniendo una victoria con 22.03% de ventaja sobre Alfredo del Mazo González (25.09%) partidario del PRI.

De acuerdo a la información oficial, Cárdenas, fue el segundo jefe de Gobierno con mayor diferencia sobre el segundo lugar. El primero fue Miguel Ángel Mancera en el 2018. El perredista (63.58%) ganó con una ventaja de 43.82% sobre Beatriz Paredes quien quedó segundo con 19.76%. Poco antes de terminar su cargo, renunció para competir por un lugar en el Congreso de la Unión como senador.

Entre los tres, ahora, morenistas que ocuparon el cargo, Marcelo Ebrard fue quien mayor porcentaje de votos obtuvo durante la elección de 2006. El ex canciller, que en aquel momento competía por el PRD, obtuvo 46.37% de los votos y le ganó al panista, Demetrio Sodi de la Tijera (27.26%) con una ventaja de 19.11% votos.

Diferencias porcentuales entre los jefes de Gobierno electos en la Ciudad de México y el segundo sitio de votación

Claudia Sheinbaum, quien realmente es la primera militante de Morena en gobernar la capital del país, ganó las elecciones de 2018 con 47.08% de los votos. Esto le otorgó una ventaja de 16.07% sobre Alejandra Barrales, candidata de la alianza PRD-PAN-MC (31.01%).

Finalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue quien obtuvo la victoria con menor ventaja. En aquel entonces, López Obrador, ganó con 38.32% de los votos contra Santiago Creel quien obtuvo 33.42%, siendo la contienda más cerrada con una ventaja de apenas 4.90%.

El 2024 será nuevamente año de elecciones y veremos qué porcentaje de ventaja obtiene el nuevo Jefe de Gobierno.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación