El Financiero: ¿Cuál fue la aprobación de los últimos tres jefes de gobierno ahora morenistas de la CDMX?

|
image
FOTO: GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO/CUARTOSCURO.COM

De acuerdo con El Financiero (y con datos del diario Reforma), de los tres jefes de Gobierno de la Ciudad de México que ahora militan en Morena (Andrés Manuel López Obrador [2000-2005], Marcelo Ebrard [2006-2012] y Claudia Sheinbaum [2018-2023]), el tabasqueño fue el que dejó el cargo con el nivel de aprobación más alto.

Debido a que Sheinbaum dejó el cargo el viernes 16 de junio para buscar la candidatura del partido guinda rumbo a las elecciones presidenciales de 2024, el diario publicó el tracking que realizó de la Jefa de Gobierno desde el principio de su mandato y lo comparó con el nivel de aprobación de los dos jefes de Gobierno que al momento militan en Morena; es decir, López Obrador y Ebrard, de acuerdo con datos del diario Reforma (indicados en el mismo estudio de El Financiero).

Niveles de aprobación de los último tres jefes de gobierno de la CDMX.

En julio de 2005, López Obrador dejó su cargo como jefe de Gobierno para enfilarse como candidato del PRD a la presidencia en 2006 –la cual perdió ante Felipe Calderón–, dejando una cifra de 76% entre los encuestados que aprobaron su desempeño.

Siete años después, Marcelo Ebrard terminó su mandato en la capital en diciembre con 13 puntos porcentuales por debajo de su antecesor respecto a la aprobación (63%) para alejarse durante tres años de la vida política hasta su regreso en 2015 como diputado de representación proporcional por Movimiento Ciudadano.

Después del periodo del perredista Miguel Ángel Mancera (2012-2018), Claudia Sheinbaum inició su gobierno con niveles de hasta 70% de aprobación; sin embargo, conforme a la última medición de El Financiero, cerró con 54% de aprobación; es decir, entre los ahora ex jefes de Gobierno medidos, la calificación más baja: nueve puntos por debajo de Ebrard y 22 abajo de López Obrador.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación