EN TIEMPOS ELECTORALES… ¿QUÉ TOMAR EN CUENTA PARA APROVECHAR LAS ENCUESTAS?

|
image

La cuenta regresiva cada vez marca menos días: ya estamos de lleno en el proceso electoral de 2024. Lo hemos comentado en ocasiones anteriores: el próximo año se celebrarán las elecciones más grandes en la historia de México: se renovará el Congreso federal completo (500 diputados y 128 senadores), 9 gubernaturas (incluida la Jefatura de Gobierno de la CDMX), mil 787 presidencias municipales, 16 alcaldías en la CDMX, mil 98 diputaciones locales y la Presidencia.

En este proceso electoral, como en todos, las encuestas tienen un papel central para el público, para los partidos y para las personas que compiten por los puestos de elección popular. Esta semana explicamos cómo funciona una de las herramientas que tenemos en ResearchLand para medir las preferencias de las personas rumbo a la elección presidencial y para identificar los niveles de aprobación del Presidente de la República: el Poll of polls.

Esta herramienta recopila la información de diferentes encuestas publicadas, entre las que podemos identificar mucha variación. En cuanto a las preferencias para la Presidencia, por partido o coalición, de las 34 casas encuestadoras que medimos, cinco han reportado que Morena y la Alianza opositora (PAN-PRI-PRD) prácticamente están empatadas; en 12 la diferencia en la votación apenas llega a los 15 puntos porcentuales; 10 casas encuestadoras reportan una diferencia ronda entre los 16 y los 25 puntos; apenas siete publican que la diferencia es mayor a 25 puntos y de hasta 40 puntos.

En el caso de la aprobación presidencial, la medición más reciente muestra que 64% de las personas aprueban al Presidente López Obrador y 35% lo desaprueban. La mitad de las encuestas que usamos para esta medición reportan que la aprobación del Presidente está entre 50 y 60%; cuatro de cada 10 encuestas muestran que los niveles de aprobación presidencial están entre 70 y 80%; una proporción menor (8.3%) reporta que entre 60 y 70% de las personas aprueban al Presidente López Obrador.

Lo hemos comentado antes en este espacio, pero vale la pena reiterarlo: las encuestas desempeñan un papel fundamental en el proceso democrático de cualquier país, porque permiten a los electores y a los actores políticos tener una comprensión más clara de la dinámica electoral, que en última instancia fortalece la transparencia y la legitimidad de los procesos electorales. Sin embargo, cuando nos encontremos con datos de encuestas, debemos de tener en cuenta que no hay una fuente única confiable en la información disponible y que la diferencia entre los resultados de las diferentes encuestadoras es enorme.

Por estas razones, cuando veamos estos datos, más que buscar respuestas en las encuestas hagamos preguntas, muchas:  ¿Cuáles de ellas no están haciendo bien su trabajo? ¿Cuáles de ellas determinan sus resultados según quien las financia? ¿Cuáles sesgan sus respuestas por preguntas mal hechas o porque sus modelos están mal diseñados? ¿A cuál hay que creerle cuando la diferencia entre unas y otras es de casi 50 puntos, es decir, un volado?

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación