ENCUESTA NACIONAL DE SEGURIDAD PÚBLICA URBANA 2024

|
image

Desde hace algunas semanas hemos estado revisando el estado de los servicios públicos en diferentes ámbitos, con motivo de los debates a la Presidencia. En esta ocasión, analizaremos uno de los temas más sensibles y que más afectan nuestra vida cotiadana, el de la seguridad. Más allá de las cifras oficiales sobre incidencia delictiva, consideramos que es muy valioso conocer la percepción de la población sobre la situación de seguridad que viven.

El Instituto Nacional de Estadistica y Geograía (INEGI) publica trimestralmente la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que precisamente brinda información percepción de la población sobre la seguridad pública en su ciudad. Al cierre del primer trimestre de 2024, la percepción de la inseguridad en México es de 61%; a finales de 2023 el porcentaje era de 59.3%.

6 de cada 10 mujeres se sienten inseguras en su ciudad de residencia, frente 5 de cada 10 hombres que tienen la misma percepción de inseguridad.

Además de la percepción general, esta encuesta pregunta a las personas si han atestiguado hechos delictivos específicos. 38.6% de los mexicanos han sido testigos de venta o consumo de drogas; 37% han visto o escuchado disparos frecuentes con armas alrededor de su vivienda; 49% han sido víctimas de robos o asaltos. Los centros urbanos donde las personas han visto o escuchado disparos cerca de sus casas son Cuernavaca en Morelos (72.9%), Ciudad Obregón en Sonora (72.1%), Fresnillo en Zacatecas (71.4%). El top tres de ciudades donde las personas reportaron haber sido víctimas de robos o asaltos son Chimalhuacán en el Estado de México (83.9%), Toluca también en el Estado de México (69.1%) y San Luis Potosí (68.1%).

En el acumulado, las 5 ciudades más inseguras, según la percepción de la población, son Fresnillo (95.4%), Zacatecas (89.3%), Naucalpan (89.6%), Chilpancingo (87.3%) y Ciernavaca (87.0%). En contraste, las 5 ciudades con la menor percepción de inseguridad son Tampico (23.6%), Mérida (23.2%), Cuajimalpa (22.5%), Piedras Negras (19.0%) y la Alcaldía Benito Juárez (11.1%).      

En marzo de este año, las personas reportaron que el lugar donde se sienten más inseguras es en los cajeros automáticos ubicados en la vía pública (69.4%), seguido del transporte público (63.9%), los bancos (53.5%), calles que usan habitualmente (52.8%) y carreteras (53.9%). Por supuesto que la percepción de inseguridad tiene consecuencias tangibles en la vida de las personas. El temor a la delincuencia ha causado que los mexicanos modifiquen hábitos, como evitar que los menores salgan de su vivienda (39.2%), cambios en las visitas a parientes o amigos (26.3%), evitar traer cosas de valor consigo (47.4%) y no caminar de noche en los alrededores de sus viviendas (40.8%).

Como mencionamos al principio, la percepción de la seguridad en una sociedad es un factor crucial que va más allá de simplemente analizar las estadísticas sobre incidencia delictiva. Si bien es cierto que los datos objetivos sobre crimen y violencia son importantes para comprender la situación, la percepción de seguridad de la población tiene un impacto significativo en varios aspectos de la vida cotidiana y el funcionamiento de una comunidad.

Cuando los ciudadanos se sienten seguros en sus entornos, experimentan una sensación de tranquilidad y confianza que les permite desenvolverse de manera más positiva en su vida diaria.  Además, la percepción de seguridad también tiene un papel crucial en la toma de decisiones individuales y colectivas. Por ejemplo, una percepción negativa de seguridad puede disuadir a las personas de participar en actividades sociales, comerciales o recreativas, lo que a su vez puede tener un impacto en la economía local y el desarrollo de las comunidades.

Otro aspecto importante es el efecto que la percepción de seguridad tiene en la confianza en las instituciones y en el tejido social. Cuando los ciudadanos perciben que las autoridades son capaces de garantizar su seguridad y proteger sus derechos, se fortalece la confianza en las instituciones y en los gobiernos. Por el contrario, una percepción de inseguridad puede erosionar la confianza en las instituciones y generar descontento social.

Como hemos mencionado antes, cuando analizamos otros temas sociales relacionados con la provisión de servicios públicos (no olvidemos que la seguridad es un servicio público responsabilidad de las autoridades), vale la pena que estemos lo mejor informadas e informados posible, para que en una época de toma de decisiones como la que estamos viviendo ahora, podamos acudir a las urnas teniendo en mente el país que queremos y cómo nuestro voto incide para lograr el bienestar que buscamos para nosotros, nuestras familias y para México.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación