HURACÁN OTIS

|
image

Sin duda, la noticia de la semana y que seguirá ocupando la mayoría de la cobertura noticiosa así como la conversación en redes sociales fue el impresionante impacto del huracán Otis en Guerrero. Hasta ahora sabemos poco, pero entre las cosas que sabemos es que se trató de un fenómeno atípico: según especialistas, rompió récord en intensificación al pasar de tormenta tropical a huracán categoría 5 en menos de 12 horas. Esto dejó muy poco margen para que la población evacuara las zonas que ahora son las más afectadas, donde observamos las imágenes de devastación que poco a poco llegan a redes sociales y noticieros, debido a que los municipios de la costa grande de Guerrero estuvieron totalmente incomunicados por largas horas.

Empecemos por poner en contexto lo que Acapulco representa para el país y la importancia del turismo en esta ciudad. Este puerto ocupa la primera posición en las tendencias de búsqueda en plataformas online de sitios turísticos mexicanos con playa. En Acapulco viven 779 mil 556 personas y 8 de cada 10 se dedican del turismo.

En esta temporada del año, la Zona Diamante registra una ocupación de 69% y la Zona Dorada de 76%. Cada año, Acapulco recibe poco más de 854 mil turistas, que dejan una derrama económica de 5 mil 300 mdp. Para recibir a todos estos visitantes el puerto tiene más de 20 mil cuartos; es el tercer destino con mayor capacidad instalada, sólo por debajo de Cancún y Los Cabos.

También, cada año en la temporada de huracanes las costas mexicanas sufren los efectos de estos fenómenos naturales. Pero quiénes están más expuestos a estos desastres? Según datos del Banco Mundial, casi la tercera parte de la población mundial es vulnerable a estos fenómenos (2 mil 200 millones de personas) vive en sitios que experimentarán algún nivel de inundación y casi la cuarta parte (mil 470 millones de personas) están expuestas de manera directa a las inundaciones de más de 0.15 metros de altura.

En el caso de Otis, las autoridades han indicado que es muy pronto para cuantificar los daños, aunque algunos analistas ya los ubican entre 10 mil y 15 mdd. No obstante, las cifras que sí conocemos son las de los desastres naturales de cada año, que según el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) cada año representan en promedio 2 mil 352 mdd por pérdidas materiales y 190 decesos anuales. Cerca de la mitad de los municipios con declaratoria de desastre tienen alta marginación, la mayoría de los daños y pérdidas corresponden al sector carretero y 86.8% de las afectaciones ocurren a causa de un fenómeno hidrometeorológico.

Estos datos nos dan una idea de lo que nos cuestan estos fenómenos, que cada año tendrán efectos más devastadores y costos más altos, como han anticipado especialistas. Basta con ver la línea de tiempo de los huracanes más destructivos que han azotado México y cómo las afectaciones sólo incrementan: en 1988 el huracán Gilberto azotó Nuevo León y los daños se estimaron en 76 mdd. Menos de 10 años después, Paulina arrasó con Guerrero y dejó daños por cerca de 7 mil 500 mdd. En 2005, Wilma golpeó la península de Yucatán donde deó pérdidas aproximadas de mil 724 mdd. Entre 2013 y 2015 el país sufrió fenómenos devastadores: Ingrid y Manuel (Guerrero, 2013) con daños por 3 mil mdd; Odile (Baja California Sur, 2014) y daños por 2 mil 477 mdd; Patricia (Jalisco, 2015) con pérdidas de 460 mdd.

Además de los costos económicos, estos desastres naturales han dejado millones de personas damnificadas y centenares de fallecidos. En estos momentos, los habitantes de Guerrero necesitan de toda nuestra solidaridad para poner de pie nuevamente a sus comunidades. Apoyemos con lo que sea posible: desde donativos hasta difusión de información confiable que ayude a las personas a localizar a sus seres queridos, pues recordemos que las comunicaciones siguen interrumpidas en muchas localidades. Con el apoyo de todos, lograremos que Acapulco y su gente se recuperen pronto de esta tragedia.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación