image

México juega… con nuestro estado de ánimo

|
image

Lo inesperado ocurrió: México, por primera vez en más de 30 años, no clasificó a la ronda de octavos de final. Como explicamos en nuestra encuesta anterior sobre el desempeño de México en Copas del Mundo, la última vez que la Selección Mexicana no logró avanzar más allá de la fase de grupos fue en el mundial de Argentina 1986. Después del empate con Polonia y la derrota ante Argentina, las posibilidades de avanzar para México, sin duda, se veían complicadas: su clasificación dependía de complejas combinaciones de resultados. Al final, el triunfo sobre Arabia Saudita no fue suficiente para llegar siquiera al cuarto partido.

El fútbol es un tema que nos une: durante dos semanas, todas y todos estuvimos pendientes de los partidos de la Selección Mexicana, pero ¿qué opinamos del papel del equipo mexicano? En esta medición, hicimos un seguimiento de la opinión de las personas sobre diferentes aspectos de la participación de México en Catar 2022 antes del inicio del torneo y después de cada partido.

Para empezar, preguntamos a las personas sobre sus expectativas del desempeño de la selección en Catar. Previo al inicio del mundial, casi la mitad de los encuestados esperaba muy poco de la participación mexicana, pues la evaluaban como mala o muy mala. Después del partido con Arabia Saudita, esta precepción llegó a 3 de cada 4 personas. En contraste, la evaluación positiva del desempeño de la selección nacional, que era de 16% antes del inicio de la Copa del Mundo, cayó hasta 2.2% al final de la participación de México.

Con respecto a los jugadores que integraron al equipo nacional, antes de iniciar el torneo, sólo la tercera parte de las personas calificó la lista de convocados como mala. Con el avance del torneo, después de cada partido, el porcentaje de desaprobación aumentó, hasta llegar a 71.7% después de la eliminación de la Selección Mexicana.

En cuanto a la preparación de los futbolistas mexicanos, casi la mitad de las personas la calificaron como regular y la tercera parte como mala o muy mala. Después del primer partido de México ante Polonia, la proporción de personas que desaprobaron la preparación de los jugadores de la Selección Nacional alcanzó casi 50% y para el final de la participación mexicana ya era de 67.4%.

Otro de los puntos de debate fue el papel del director técnico al frente del equipo mexicano. Antes del inicio del mundial, 40% de los encuestados desaprobaban el desempeño de Gerardo Martino, 39% calificaron su desempeño como regular y la quinta parte lo aprobaban. Hacia el final del torneo, la desaprobación del “Tata” llegó a casi 70% y el porcentaje de personas que lo aprobaban cayó hasta 4.3%.

Finalmente, preguntamos a los encuestados su opinión sobre el papel de los jugadores en cada partido. Antes del inicio del mundial 15% de las personas tenían buenas expectativas del desempeño de la Selección. En el partido ante Polonia la cuarta parte de los encuestados evaluaron el desempeño del equipo mexicano como bueno y, curiosamente, en el único triunfo de México en el partido contra Arabia Saudita, apenas 8.5% aprobaron el desempeño de la Selección Mexicana.

Sin duda, la participación del equipo mexicano fue muy decepcionante. Habrá mucho que revisar y reflexionar y mejorar de cara al mundial de 2026, que disputará algunos partidos en México. La afición mexicana se merece celebrar en casa.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos duro para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.

Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.

Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.

Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación