¿Qué cargos públicos tuvieron los presidentes de México antes de ser Jefe de Estado?

|
image
FOTO: DANIEL AUGUSTO /CUARTOSCURO.COM

A un año de las elecciones presidenciales del 2024, algunos de los posibles candidatos que aspiran a llegar a la presidencia, son funcionarios públicos, que han ejercido o están ejerciendo como Jefes de Gobierno, Secretarios de Relaciones Exteriores, Gobernadores, Senadores, Secretarios de Gobierno entre otros cargos. La historia de nuestro país, cuenta que de los 92 presidentes que han gobernado el país, contando al que se encuentra en turno, 41 de ellos no tuvieron cargos públicos antes de asumir de la Presidencia.

En esta categoría, entra nuestro actual presidente, Andrés Manuel López Obrador. Otros que tuvieron una historia curricular similar, son: Vicente Guerrero, Antonio López de Santa Anna, Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Ernesto Zedillo, por mencionar algunos.

Entre los que sí tuvieron cargos previos, encontramos cinco que fueron Secretarios de Relaciones Exteriores: Victoriano Huerta, Pedro Lascuráin, José María Bocanegra, Francisco S. Carvajal y Francisco León de la Barra.

Otro seis fueron secretarios de Gobernación, entre los más conocidos Adolfo Ruiz Cortines, Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez. También hubo gobernadores, en total cuatro de ellos; del Estado de México, Melchor Múzquiz y Enrique Peña Nieto; de Sonora, Adolfo de la Huerta y por Guanajuato, Vicente Fox Quesada.

Sólo Martín Carrera y Rómulo Díaz de la Vega fueron Jefes de Gobierno anteriormente y ambos gobernaron en 1855.

Por su puesto hubo quien venía del congreso, como Nicolás Bravo que pasó a la historia como el único presidente que antes fue Diputado. Otros siete, entre los que hallamos a Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada, fueron Presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación