RESUMEN DEBATES PRESIDENCIALES 2024

|
image

Hace más de un año, cuando empezamos a darle seguimiento, el 2 de junio se veía muy lejano y ahora estamos en la recta final del proceso electoral. Como parte del cierre de este proceso, ya se llevó a cabo el último de los tres debates presidenciales y en esta ocasión analizaremos cómo vivió la ciudadanía cada uno de estos ejercicios: cuánto interés despertaron entre los electores, cuáles fueron los temas principales.

Empezamos con lo que llamamos el volumen de la conversación de cada debate. El primero, donde se discutieron los temas de corrupción, salud, educación, transparencia, violencia contra las mujeres, grupos vulnerables y discriminación tuvo la segunda audiencia más alta de los tres debates y el mayor número de interacciones (6.1 millones). El segundo debate fue el más visto de los tres, pero el que tuvo menos interacciones (3.8 millones), aunque en esa ocasión se presentaron propuestas en materia de pobreza y desigualdad, infraestructura y desarrollo, crecimiento económico, empleo e inflación, cambio climático y desarrollo sustentable. El último debate —donde se trataron los temas de democracia, pluralismo y división de poderes, inseguridad y crimen organizado, migración y política exterior, política social—tuvo la menor audiencia de los tres, aunque registró más interacciones (4.2 millones) que el segundo.

A partir del análisis de las menciones sobre los temas de los debates, revisamos el sentimiento detrás de estas expresiones. En el caso del primer debate encontramos que 4 de cada 10 menciones tuvieron un tinte positivo, la tercera parte fueron negativas y una proporción similar las calificamos como neutrales. En el segundo debate, el más visto como mencionamos antes, las menciones negativas (45.5%) superaron a las positivas (40.8%). El último debate fue el que registró más menciones negativas (7 de cada 10), apenas la quinta parte fueron positivas y 8.7% fueron neutrales.

Por supuesto, no todos los temas causaron el mismo sentimiento entre la población. Encontramos que el top 5 de temas que más sentimientos negativos despertaron entre la audiencia de los debates fueron inseguridad y crimen organizado, migración y política exterior, corrupción, empleo e inflación y política social. La mayoría de estos temas (3 de 5) se discutieron en el último debate. Por el contrario, quienes vieron el debate mostraron una reacción positiva hacia los planteamientos sobre cambio climático, violencia contra las mujeres, transparencia, democracia, pluralismo y división de poderes.

Finalmente, analizamos el crecimiento de las candidatas y el candidato en redes sociales, con base en la conversación en redes sociales durante cada uno de los tres debates. Destaca que el candidato de MC, Jorge Álvarez Máynez fue quien más creció en este ámbito: en el primer debate apenas registró 7% de las menciones; para el tercero ya tenía casi la quinta parte de las menciones totales (18%), superando incluso a la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, en este último debate. Al respecto, cabe señalar que Claudia Sheinbaum vio su número de menciones reducirse en cada debate: empezó con la cuarta parte de las menciones totales y terminó con 17%. En el caso de Xóchitl Gálvez, encontramos que sus menciones se mantuvieron consistentes: por arriba de 65% en todos los ejercicios de debate que se llevaron a cabo. Como mencionamos al principio, estamos a sólo unos días de acudir a las urnas a emitir nuestros votos, porque recordemos que se trata de la elección más grande de la historia. Es fundamental que no olvidemos la importancia de participar en este proceso democrático. Cada voto cuenta y refleja la voz de la ciudadanía y es nuestra oportunidad de decidir el país y el futuro que queremos. Reflexionemos sobre las propuestas, evaluemos a los candidatos y tomemos decisiones informadas que impulsen el progreso en México. Independientemente de nuestras diferencias, es crucial recordar que todos compartimos el deseo de un país mejor.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación