SALUD EN MÉXICO 2024

|
image

En años recientes, eventos como la pandemia nos han recordado que los servicios de salud pública tienen un papel crucial para el bienestar de las personas. Recordemos que la salud es un derecho y el estado del sistema público le impide a millones de personas en este país acceder a atención médica oportuna y de calidad. Como cada proceso electoral, el tema de los servicios de salud públicos se vuelve tendencia, pues todas las candidatas y candidatos hacen promesas al respecto. En esta ocasión revisaremos el estado actual del sistema de salud y qué representa para las personas que este sistema tenga tanta deficiencias.

Empecemos por identificar cuál es el gasto actual del gobierno en salud. En 2023, la inversión pública en este sector representó apenas 9.9% de los 8.1 billones que el gobierno federal ejerció en todo el año. Así, el el gasto en salud en nuestro país representa cerca de 2.7% del PIB; la Organización Mundial de la Salud recomienda que este gasto sea de al menos 6%.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, vale la pena recordar que el acceso a los servicios de salud públicos no es universal, en buena medida depende de la condición laboral de las personas, lo cual significa que 50.4 millones de personas no tienen acceso a instituciones de salud; esta cifra aumentó de 16.2% en 2018 a 39.1% en 2022. Actualmente, sólo hay 38.8 millones de mexicanos afiliados a alguna institución de salud pública.

Seguramente todas y todos hemos escuchado la promesa de que nuestros sistema de salud será el mejor del mundo, que será como el de Dinamarca. Pero ¿cuánto costaría tener un sistema de salud de esa calidad? La OCDE estima que necesitamos al menos 10 años para implementar una reforma que permita alcanzar un sistema de salud como el de Dinamarca. Revisando las cifras de las personas que han fallecido en México esperando atención médica y resulta que 14% no tuvo acceso a atención médica y 6% no tuvo acceso a medicamentos.

En el estado actual de los servicios de salud públicos, encontramos que casi la mitad de la población considera que en su localidad no hay atención médica de calidad, por lo que 6 de cada 10 personas recurren a servicios privados de salud. Actualmente, la mayoría de los espacios de salud que operan en México son privados y apenas 37% son del sector público.

Este asunto estuvo presente en el primer debate entre las candidatas y el candidato a la Presidencia, que se llevó a cabo el domingo pasado. Hicimos un análisis de la conversación en redes sociales para saber qué se dijo post debate presidencial. Salud fue el segundo tema con más menciones (14 mil) y 4 de cada 10 fueron negativas. El tema más comentado fue corrupción (22 mil) y, para sorpresa de nadie, 9 de cada 10 menciones fueron negativas. En tercer lugar, los usuarios de redes sociales se pronunciaron sobre educación, que también se discutió en este debate, con pocas menciones negativas (22%).

¿A qué hicieron referencia los comentarios durante el debate? Encontramos que los conceptos relacionados con el sector salud que más se repitieron fueron “desabasto de medicamentos”, “corruptos”, “abandono”, “mala calidad”. Esto nos da una idea de la mala percepción que las personas usuarias de redes sociales y de los servicios de salud tienen sobre el sistema público.

Uno de los principales rezagos en el país es el de los servicos de salud públicos. Esto está relacionado con muchos factores, como la falta de inversión pública que no permite que el acceso a estos servicios sea universal, por lo que sólo las personas que cuentan con empleos formales tienen acceso a algunos de estos servicios. En un país donde poco más de la mitad de la población se encuentra en la informalidad, millones de personas no cuentan con servicios de salud. Un sistema de salud público funcional es un pilar fundamental para el desarrollo y el progreso de cualquier nación. Desde la equidad en el acceso a la atención médica hasta la prevención de enfermedades y la protección financiera, sus beneficios se extienden a todos los aspectos de la vida de los ciudadanos y son esenciales para construir una sociedad más justa.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación