SEGUNDO DEBATE PRESIDENCIAL 2024

|
image

El fin de semana pasado se llevó a cabo el segundo de los tres debates que sostendrán las candidatas Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y el candidato Jorge Álvarez Máynez. En el primer debate los temas fueron salud y educación, los cuales analizamos en semans anteriores; en esta ocasión, los grandes temas del debate fueron ingraestructura y desarrollo. Revisaremos el diagnóstico de la infraestructura en e país y en particular del tema del agua, que también se mencionó en el debate y que sin duda es una de las principales preocupaciones de las mexicanas y los mexicanos.

Empecemos por el panorama de los principales problemas que las personas identifican en el país. Casi la mitad considera que la inseguridad es el tema más apremiante, seguido del agua (22%), la infraestructura y servicios (14%), corrupción y gobierno (9%) y problemas sociales (9%). Es muy evidente que todos estos problemas están relacionados y tienen su origen en la forma en que los gobiernos gestionan los recursos para atender los problemas que aquejan a la población.

Entrando en materia del debate, revisamos el panorama de la inversión en infraestrutura en el país. México Evalúa, reconocida organización de especialistas que analizan diferentes problemas públicos, señala que la administración actual cerrará con el menor gasto de inversión pública acumulada (carreteras, telecomunicaciones, aeropuertos sin considerar al AIFA, mantenimiento de obras) desde el sexenio del 2000-2006. De 2018 a 2024 el monto acumulado que se destinó a infraestructura fue de 5.4 billones de pesos, 17.2% menos en comparación con el sexenio 2012-2018 y 11.2% menor en comparación con el sexenio 2006-2012. Cabe destacar que 8 de cada 10 pesos que se invierten en infraestructura en México provienen del sector privado.

Aunque las cifras de inversión son importantes, es todavía más importante saber cómo se ha utilizado ese dinero que se destina a infraestructura. El gasto en inversión física representa 23% menos frente el presupuesto aprobado para 2023. Ese mismo año (2023) se había logrado sólo 22% de energías limpias, un porcentaje bajo si se tiene en cuenta que la meta establecida para el cierre de 2024 es de 35%. En 2021 y 2022 se aprobaron recursos para CFE para transmisión y distribución de energía por 10 mil millones de pesos y 7 mil millones de pesos respectivamente, pero sólo se ejercieron 30% y 50% de los recursos.

Ahora pasemos al tema del agua, que se mencionó durante el debate también. El panorama actual es preocupante: casi la tercera parte del territorio nacional se encuentra en sequía extrema o excepcional. 64.62% de áreas a nivel nacional cuentan con sequía moderada a excepcional; a prinicpios de año este porcentaje era de 60.45%. Sólo una cuarta parte del país no tiene problemas de sequía, pero actualmente 210 de las principales presas se encuentran llenas apenas a 43% de su capacidad.

En meses recientes, el abasto de agua en la Ciudad de México y la contaminación de pozos que abastecen a ciertas colonias fue un tema que se comentó y se discutió ampliamente en todos los medios de comunicación. Revisamos el estado actual del sistema Cutzamala, el principal proveedor de agua de la Zona Metropolitana del Valle de México, y encontramos que cuenta con 32.4% de llenado frente a 39.3% reportado a principios de 2024. Las tres presas principales del sistema reportan niveles de llenado muy por debajo de sus máximos históricos y resulta muy preocupante que estos niveles hayan disminuido con el paso de los meses en este año, mientras el país enfrenta olas de calor y el verano con sus altas temperaturas se acerca cada vez más.

Aunque cuando se habla de infraestructura e inversión nos puede parecer que son conceptos muy ajenos, vale la pena recordar que están presentes en nuestra vida cotidiana. Es fundamental que en esta época electoral como ciudadanos dediquemos tiempo y esfuerzo a analizar las propuestas de las candidatas y el candidato a la Presidencia en cuanto a infraestructura, pues este ámbito juega un papel crucial en el desarrollo económico, social y ambiental de un país: las decisiones y políticas en este ámbito tienen un impacto directo en la calidad de vida de las personas, así como en la competitividad y el crecimiento económico. Al comparar las propuestas, la ciudadanía puede identificar cuáles son las prioridades y enfoques de cada uno en materia de infraestructura. Esto nos permite tomar decisiones informadas al momento de emitir nuestro voto, eligiendo propuestas estén alineadas con nuestras necesidades.

Además de analizar muy de cerca las propuestas de las personas candidatas, también es necesario evaluar el trabajo del gobierno en turno en el ámbito de la infraestructura. Esto implica analizar no solo las promesas cumplidas o incumplidas, también la eficacia y eficiencia en la ejecución de proyectos, la calidad de las obras realizadas, el manejo de los recursos públicos y el impacto de las políticas implementadas en la infraestructura existente y en el desarrollo futuro del país. Al hacerlo, la ciudadanía puede responsabilizar a los líderes políticos y exigir rendición de cuentas, contribuyendo a mejorar la gestión pública y garantizar que los recursos se utilicen de manera efectiva para beneficio de toda la sociedad.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación