SERVICIOS DE SALUD 2023

|
image

Como sabemos, uno de los principales rezagos en el país es el de los servicos de salud públicos. Esto está relacionado con muchos factores, como la falta de inversión pública que no permite ampliar estos servicios para que sean universales, por lo que sólo las personas que cuentan con empleos formales tienen acceso a algunos de estos servicios. En un país donde poco más de la mitad de la población se encuentra en la informalidad, podemos entender que millones de personas no cuenten con servicios de salud. En esta ocasión, le preguntamos a las mexicanas y mexicanos sobre us experiencia como usarios de los diferentes servicios de salud públicos y los privados, para conocer su opinión sobre la atención que reciben, los costos y su percepción general al respecto.

En primer lugar, les preguntamos a las personas a dónde van cuando se enferman. La mitad de las personas acuden al IMSS y 4 de cada 10 van con un médico particular. Las personas que usan los servicios del IMSS señalaron que lo hacen porque es la única opción que tienen (67%). Un porcentaje menor respondió que lo hacen porque es un servicio confiable (13%) y porque ahí es donde reciben atención de sus médicos (10%). En contraste, quienes visitan a médicos particulares también lo hacen porque es su única opción (38%), pero el porcentaje de personas que confían en estos servicios es mucho más alto (37%). Observamos que una proporción mínima de la población se atiende en servicios como el ISSSTE, el INSABI (que está por desaparecer) o los servicios de salud de PEMEX.

Después le pedimos a las personas que evaluaran el sistema de salud en México. La mayoría de nuestros encuestados lo calificó como regular (43%), seguido de malo (35%) y apenas 22% tuvo comentarios positivos. Entre quienes tienen una impresión negativa, tres cuartas partes consideran que lo peor es la mala atención que ofrecen los servicios de salud, poco más de 40% destacó los largos tiempos de espera para recibir atención y la tercera parte mencionó que han sido maltratados por el personal de salud. Quienes calificaron positivamente el sistema de salud señalaron que han recibido buena atención (63%) y que la atención es inmediata (20%).

Como mencionamos al principio, los servicios de salud públicos en México están vinculados a la situación laboral de las personas, por lo que tienen un costo que los trabajadores pagan y en el caso de los servicios privados, evidentemente el costo total está a cargo de los usuarios. Preguntamos a las personas que evaluaran si les parece justo el servicio que reciben a cambio del costo de estos servicios. La mitad de los encuestados coinciden en que se paga más o mucho más de los que deberían de pagar. Sorprendentemente, un beun porcentaje de las personas (38%) señaló que se paga lo justo y sólo 13% consideran que pagan menos o mucho menos de lo que deberían de pagar por el servicio que reciben.

Además de la calificación global del sistema de salud, pedimos a nuestros encuestados su evaluación desagregada para cada uno de los servicios que se brindan: estudios de laboratorio, tratamientos y terapias para pacientes, abastecimiento en farmacias, rapides y atención, programación de cirugías. Los servicios peor evaluados fueron estos últimos dos, seguidos del abasto de las farmacias, que hemos analizado anteriormente en otros estudios.

Finalmente, pedimos a las personas que hicieran un diagnóstico de los principales problemas del sistema de salud público, porque los usuarios conocen mejor que nadie sus necesidades y áreas de mejora. Casi la tercera parte coincidió en que la falta de insumos y medicamentos es el principal problema. Una proporción similar destacó la mala atención que reciben las personas. Uno de cada 10 encuestados mencionó que la corrupción en el sistema de salud es uno de los problemas más apremiantes, así como la falta de doctores y fondos insuficientes para atender adecuadamente a los pacientes.

En los últimos años, eventos como la pandemia nos han recordado que los servicios de salud pública tienen un papel crucial para el bienestar de las personas. Recordemos que la salud es un derecho, por lo que es necesario reflexionar constantemente sobre el estado de los servicios de salud públicos y diseñar un sistema que brinde atención a todas las personas, independientemente de su condición laboral. No olvidemos que estos servicios no sólo benefician a los individuos, también contribuyen al desarrollo y al bienestar general del país.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

  • Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.
  • Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.
  • Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.
  • Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación