image

Violencia en México

|
image

Buena parte de las noticias que recibimos diariamente están relacionadas con la inseguridad y violencia que se vive en todo el país. Sin embargo; más allá de las cifras oficiales, consideramos que es muy importante conocer la percepción que las mexicanas y los mexicanos tenemos sobre esta violencia que parece generalizada. En un tema tan cotidiano, que afecta nuestras decisiones y forma de vida de una manera tan directa, la percepción tiene un papel muy importante

Empezamos preguntando a las personas si creen que los niveles de violencia en México han aumentado. Casi tres cuartas partes de los encuestados (74%) consideran que los niveles de violencia, en efecto, han aumentado; 23% opinan que siguen igual; sólo 3% señalaron que los niveles de violencia han disminuido. En general, 9 de cada 10 personas consideran que México es un país violento: casi la mitad de las personas consideran que México es un país muy violento (46%) o medio violento (45%). Apenas 9% de los encuestados perciben a México como un país poco violento. 

Por supuesto, debemos de considerar que esta percepción es variable en un país con tanta diversidad como México. En Monterrey, por ejemplo, encontramos el porcentaje más alto de personas que creen que los niveles de violencia han aumentado; en contraste, Mérida es la ciudad donde más personas creen que la violencia ha disminuido (16%). La percepción en la Ciudad de México es la más similar a la nacional: 70% de las personas consideran que la violencia ha aumentado, 27% que sigue igual y 3% que ha disminuido. 

Con respecto a la forma en que las personas se enteran de los hechos violentos que ocurren, destaca que casi tres cuartas partes recibe esta información en la televisión (74%), seguido de las redes sociales (34%), periódico (13%), radio (10%) y portales de internet de noticias (8%). En cuanto a la frecuencia con que las personas identifican noticias relacionadas con hechos violentos, 56% de los entrevistados reportaron que, de 10 noticias que ven al día, más de 6 se relacionan con violencia y más de la mitad sí quieren informarse sobre la violencia. 

Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de violencia? Preguntamos a las personas en qué piensan cuando se habla de violencia y las palabras que más se repitieron son: maltrato físico, agresión, maltrato verbal y agresión. Para 9 de cada 10 personas, la definición de violencia implica agresiones físicas, golpes o maltratos hacia cualquier género. 53% de los encuestados relacionan la violencia psicológica con insultar y usar malas palabras. 

Casi la tercera parte de los encuestados (71%) señala a la violencia física como la que más identifica, seguida de la psicológica e intrafamiliar. Debajo de éstas, están la violencia de género (35%), sexual (25%), verbal (20%), social (13%), económica (11%), infantil (5%) y política (5%). 

¿Qué opinamos del papel de las autoridades en este contexto? 8 de cada 10 personas considera que el gobierno no está tomando las medidas necesarias para disminuir los niveles de violencia en nuestro país; sólo 22% cree que sí. Si las personas consideran que el gobierno o las autoridades no están tomando las medidas necesarias para atender este problema, entonces ¿qué propuestas tiene la ciudadanía? Incrementar la seguridad, poner castigos más severos y capacitar a los policías son las principales sugerencias para disminuir la violencia en el país. 

La mayoría de los encuestados está a favor de promover medidas que podríamos considerar más punitivas para atender este problema: 38% señalan que se debe de brindar mayor seguridad, específicamente, poner más policías. El segundo grupo de acciones con mayor porcentaje de respuestas es “hacer cumplir la ley” (31%), que incluye castigos más severos a quienes cometan delitos, que se haga justicia o condene a quien lo merezca, para combatir la delincuencia. 

Estos datos nos dejan varios temas para reflexionar, pero destacamos tres. En primer lugar, llama la atención que parecemos estar normalizando la violencia, que ha empezado a formar parte de nuestra cotidianeidad. A pesar que la mayoría de los encuestados respondieron que más de 6 de cada 10 noticias que ven al día tienen que ver con hechos violentos, en algunas partes del país incluso se tiene la percepción de que los niveles de violencia están disminuyendo.

En segundo lugar, con respecto a la información que recibimos de los medios sobre estos hechos de violencia, vale la pena cuestionarnos si esta exposición permanente a hechos de violencia contribuye de alguna forma a trivializarlos y cómo podemos tener mejor cobertura noticiosa que evite este fenómeno de normalización de la violencia.

En tercer lugar, teniendo en cuenta que el tema de la violencia ocupa buena parte de la información que recibimos todos los días, como individuos y como sociedad podemos involucrarnos mucho más en la discusión pública sobre las acciones necesarias para frenar la violencia creciente. Esta discusión también implica identificar los tipos de violencia que más afectan a la población y qué acciones son necesarias para combatirla. Si evitamos estas reflexiones, corremos el riesgo de banalizar la violencia hasta invisibilizarla y dejar de atenderla.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos duro para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.

Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.

Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.

Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación