image

Votos del PRI en las elecciones presidenciales

|
image

En las poco más de nueve décadas de participar en elecciones presidenciales (16 en total), el Partido Revolucionario Institucional (conocido como Partido Nacional Revolucionario entre 1919 y 1938 y después como Partido de la Revolución Mexicana hasta 1946), gozó hasta finales de la década de 1980 con la mayoría de los votos emitidos en este tipo de jornadas electorales; sin embargo, la más reciente (2018) lo llevó a casi el mismo nivel de número de sufragios que 70 años atrás.

En las 16 elecciones en las que ha contendido, ha ganado 13, pero ha perdido en tres de las últimas cuatro, cayendo en dos de ellas hasta el tercer peldaño. Asimismo, en el conteo acumulado (sin contar los votos en alianzas), el tricolor se ha quedado con 14,312,251 votos, lo cual representa 43.33% del total, porcentaje que ha transitado del rango de 75-98% entre 1929 y 1976 y el de 13-68% en el periodo entre 1982 y 2018.

En este panorama, Ernesto Zedillo (1994) ha sido el candidato priísta que ha recibido la mayor cantidad de votos (17,181,651) en una elección, pero no lidera el aspecto del porcentaje, rubro que domina Lázaro Cárdenas (1934), quien obtuvo 98.19% de los sufragios.

En contraparte, Miguel Alemán (1946) es el candidato del PRI que ha recibido el menor número de votos (1,786,901), pero que le valieron para obtener 77.87% de los votos, mientras que el candidato con el menor porcentaje logrado en estas 16 elecciones ha sido José Meade (2018) con 13.56% y con cifras brutas equivalentes a lo que recibían los candidatos tricolores hasta 1964.

En la boleta electoral de 2006 aparecieron juntos el PRI y el PVEM, por lo que no se puede hacer una distinción de cuántos le pertenecen al tricolor y cuántos al verde y, por ende, tal vez tanto el número como el porcentaje de votos de Roberto Madrazo podría ser menor a los de José Meade.

Por qué confiar en nosotros

Trabajamos duro para tener predicciones certeras e informativas. Para esto:

Utilizamos métodos estadísticos reconocidos, con herramientas profesionales y un flujo de trabajo reproducible.

Representamos honestamente la incertidumbre asociada a nuestras predicciones o resúmenes.

Tenemos supuestos razonables y claramente establecidos que pueden ser cuestionados, y nos esforzamos por validar y criticar nuestros resultados para que reflejen lo más fielmente posible el fenómeno que nos interesa analizar.

Estamos libres de sesgos políticos o motivacionales.

Adicionalmente, proveemos a los interesados resúmenes de nuestras metodologías en las siguientes ligas, con referencias académicas que fundamentan nuestros procesos de modelación